Inicio

Nivel anterior

Como funciona

Como sacarle el máximo partido

Consejos

Apuntes interesantes

Mucho más de lo que parece

  En el plano personal... algunos apuntes interesantes para “seguir tan frescos”

Vístase con ropa holgada y suelta, que resulta más fresca porque el aire puede moverse alrededor de su cuerpo, arrastrando el calor. También puede utilizarse un buen espray humidificador, que le refrescará temporalmente.
El grado de humedad es muy importante para que se sienta bien. Cuanto mayor sea la humedad, más calor sentirá, porque el aire en movimiento no transporta bien su propia humedad corporal. No es nada fácil mantener un ambiente seco en su hogar si vive en una zona húmeda. No hierva los alimentos, utilice agua fría en lugar de caliente, siempre que pueda, para reducir la evaporación; sus duchas y baños deben ser cortos y, si lo tiene, debe activar el extractor en el cuarto de baño: se trata de que el agua se mantenga sobre su cuerpo, pero no en el aire.
Todo el mundo sabe que el blanco y los colores claros reflejan el calor, de modo que, si vive en una zona calurosa, procure que el tejado de su casa sea de color claro. Si lo pinta de color claro, notará una diferencia espectacular en el calor que absorbe su vivienda. El coste de la pintura se amortiza con una par de semanas de calor.
Plante enredaderas de crecimiento rápido y flores, como campanillas o malvarrosas, junto a su casa, especialmente frente a las ventanas y junto a las puertas. El efecto de evaporación de las plantas vivas refresca el ambiente y amortiza con mucho el coste de las semillas, aparte de que producen una sombra muy agradable. Aunque tenga que comprar plantas ya crecidas, ahorrará en electricidad durante el verano.
   
Antes de que existiera el aire acondicionado se recurría a los abanicos, a abrir las ventanas y a las piscinas, pero también había otros medios, que siguen siendo válidos para ahorrar dinero y mantenerse frescos.
Para refrescar su cuerpo, ponga las muñecas bajo el chorro del grifo y se sentirá menos acalorado de inmediato, sea cual sea la temperatura.
A la sombra de un árbol, la temperatura puede ser diez grados más baja o aún más que la de ambiente, de modo que téngalo en cuenta si tiene jardín o va a mudarse. No crea que los arbustos y árboles que rodeaban las antiguas villas se plantaban sólo por cuestión de estética.
Lo mismo que se dice sobre el frío en invierno vale para el calor el verano: disponga un buen aislamiento, cierre grietas y aberturas e instale doble acristalamiento. Aunque tenga que regañar a sus hijos, enséñeles a abrir la puerta lo justo para pasar y a cerrarla inmediatamente después.
Madrugue y disfrute del momento más fresco del día. Si se lo puede permitir, descanse en las horas más cálidas del día. Una buena siesta constituye un medio lógico y eficaz de tratar bien a su cuerpo durante los días de mucho calor.
Y puede añadirse una cosa más: ¡Piense en la nieve! Se ha demostrado que el cuerpo reacciona a los sueños y las fantasías más que al entorno físico; al menos, hasta cierto punto.
info-legal. politica privacidad . mapa . contactar
Carrier Corporation copyright 2000-2009 -a UTC company